Programar para aprender

Ventajas de la programación en niños y niñas

Si una cosa me caracteriza, es que soy un gran aficionado a las nuevas tecnologías, en especial a la informática y todo lo que esté relacionado. Durante los últimos años he realizado varios cursos de programación (en C++, JavaScript, HTML5 y PHP), edición web y seguridad informática. De hecho, empecé el grado de ingeniería informática, pero lo abandoné el primer año porque descubrí que la informática, para mí, es solo una afición.

El conocer de cerca el pensamiento computacional y como funcionan los lenguajes de programación, me hace estar muy seguro de que aprender a programar desde edades tempranas ayuda a los niños y niñas a descubrir nuevas formas de afrontar su aprendizaje.

Existen varias razones por las que es esencial que se imparta programación en las escuelas. La primera es que el mundo depende de la tecnología y esta ha llegado para quedarse. Gran parte de las personas del primer mundo convivimos con dispositivos electrónicos todos los días y deberíamos conocer como funcionan. Entender su funcionamiento nos permitirá poder exprimir al máximo sus posibilidades. Además, si somos capaces de crear nuestros propios programas, seremos autosuficientes y podremos crear nuestros propios códigos para solucionar posibles problemas que nos surjan, sin la necesidad de depender de las creaciones de otras personas.

Cuando programo, sea lo que sea, siempre disfruto, a pesar de que a veces me tire de los pelos por errores invisibles que hacen que no consiga el resultado esperado. Sin embargo, aunque sienta que todos los problemas que van ocurriendo en este proceso me van a hacer perder los nervios, siempre vuelvo. Algunas veces me he preguntado el por qué de mi afición a la programación y creo que es por la satisfacción de ejecutar el código y que funcione.

El aprender a programar me ha ayudado a desarrollar unas nuevas técnicas para solucionar problemas. Este aspecto sería el segundo punto de por qué es tan importante aprender a programar, i desde mi perspectiva, el más importante.

Cuando aprendemos un lenguaje de programación o utilizamos programas como Scratch, estamos desarrollando nuestro pensamiento lógico, que según Jeannette Wing “implica resolver problemas, diseñar sistemas y comprender el comportamiento humano, haciendo uso de los conceptos fundamentales de la informática”.

Nos hace plantearnos los problemas y situaciones como algoritmos que debemos dividirlos en problemas más sencillos e individuales para solucionarlos. Entonces buscamos una salida y optimizamos nuestra solución.

Cuando aprendemos sobre la tecnología hacemos del aprendizaje del niño o niña más significativo. Podemos crear nuestros propios programas o webs sobre cualquier tema que estemos trabajando en clase.

Cuando proponemos un problema que hay que resolver programando, la cantidad de caminos para llegar a la misma solución es bastante amplio. Fomentamos la creatividad y la capacidad de estructurar y ordenar ideas, a organizarnos, a pensar y descartar ideas con la finalidad de conseguir nuestro objetivo de una forma más fácil.

Podemos enseñar a programar a edades muy tempranas. Como es obvio, no vamos a poner a niños y niñas delante de un ordenador a escribir código, porqué eso es de todo menos motivador y atractivo. No podemos empezar la casa por el tejado. Tenemos que tener en cuenta como aprenden los niños y niñas, y la mejor forma es, sin duda, el juego.

Existen juegos de mesa como Robot Turtle, MOON o Code & Go que nos permiten trabajar el pensamiento lógico sin la necesidad de utilizar un ordenador. Además, podemos adaptar estos juegos a el área de educación física.

Si los juegos de mesa no son suficientes, podemos utilizar la robótica educativa como herramienta. Robots como el Bee-Bot, Dash i dot o LEGO nos ayudan a entender la programación y fomentan el pensamiento computacional.

Cuando decidamos a dar el paso a la pantalla, nos encontramos infinidad de recursos adaptados a niños y niñas. El objetivo de estas aplicaciones sigue siendo el juego y la diversión. Con programas como Scratch y también con cientos de aplicaciones tanto en ordenador como en tableta aprendemos y jugamos mientras aplicamos el pensamiento lógico.

Como he dicho, para mí, la programación es un aprendizaje que se debería ejercer en las escuelas. Por suerte, ya hay muchas escuelas que están añadiendo a sus currículums este arte que es la programación.

Para acabar dejo un vídeo que visualicé hace algunos años y que explica muy bien el por qué todo el mundo debería saber programar. Grandes eminencias en la materia como Bill Gates, Gabe y Mark Zuckerberg, entre muchas otras, nos cuentan su experiencia.

También dejo una charla TED de Antonio García Vicente. Que ofrece su visión de qué significa programar para él y explica como su escuela se ha implicado en la programación gracias a Antonio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.